La gran batalla de ser mujer en la CDMX y el Estado de México

Toda niña y toda mujer vive en un círculo de violencia del que muchas veces ni siquiera se entera. Hemos normalizado todas las conductas en las que la integridad y vida de las mujeres quedan por debajo de la de los hombres. Existen distintos tipos de violencia de género y la más extrema es el feminicidio.

Arrebatarles el derecho a la vida es la forma en la que se expresa claramente el odio que se ha construido socialmente hacia ellas. Cada pequeña conducta, pequeña por normalizada, crea un efecto dominó en el que se desencadenan agresiones en distintas formas e intensidades.

El odio hacia las mujeres no sólo es un grito enfurecido en su contra; es una cadena de acciones que las minimiza e invisibiliza. Vivimos en un discurso en el que por nacer mujer tienes que subir diez escalones más, en cada área de tu vida, que los hombres.

Más del 50% de niñas y mujeres han sufrido violencia por ser quienes son. Tan sólo en México, seis mujeres son asesinadas cada día, de acuerdo con el Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES). En el 2017 se registraron un total 13 millones 937 mil 674 llamadas por denuncias de incidentes de violencia de género El 4.5% fueron llamadas que denunciaron violencia familiar, el 1.45% manifestaron violencia de pareja y un 0.92% atendieron casos de abuso sexual, violación, hostigamiento y acoso sexual.

Sin embargo, estos porcentajes no retratan las incidencias reales que hay diario. Las víctimas por violencia de género no siempre denuncian, ya sea por desconocimiento de sus derechos y el acceso a la seguridad que merecen o porque se sienten amenazadas por sus agresores. En el peor de los escenarios, las víctimas no denuncian porque no son conscientes de serlo.

En la mayoría de los casos, la violencia viene de personas conocidas o parejas sentimentales. De acuerdo con el secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en el 2016 hubo 159 mil 581 casos de violencia de pareja y en el año siguiente, la cifra aumentó a un total de 202 mil 177 incidentes a nivel nacional.

Los feminicidios son la manifestación más extrema de violencia contra las mujeres y las niñas, y es bautizado así por la brutalidad y la impunidad con la que suceden. La magnitud del problema es el horror que se esconde detrás de las estadísticas, que no logran reflejar con certeza la verdadera geografía del problema. Es por esta razón que se utiliza el número de mujeres asesinadas para estimar los feminicidios.

Entre 1985 y 2015 se registraron 49 mil 455 defunciones femeninas por homicidio a nivel nacional. Tan sólo el año pasado hubo 696, en los que tan sólo en la Ciudad de México fueron 39 casos documentados.

La geofísica María Salguero lleva a cabo un mapa del país en el que, a través de notas la prensa, datos oficiales y denuncias que se difunden por redes sociales, registra los casos de mujeres asesinadas. Sin ser una fuente oficialmente gubernamental, permite ver la magnitud real de la violencia de género que le cuesta la vida a miles de niñas y mujeres.

El horror de vivir en un país feminicida ha tocado la puerta de 30 familias solamente en la Ciudad de México en el primer semestre del año, de acuerdo con el mapa de feminicidios.

Según información del Excelsior, en los últimos ocho meses del año, sólo se han abierto 28 carpetas de investigación por este crimen.

Enero, marzo y abril fueron los meses con mayor número de feminicidios denunciados. En el primero hubo cuatro casos, en marzo cinco y aumentó a seis para abril, de acuerdo con la estadística de la incidencia delictiva el fuero común que presentó el SESNSP.

Se han generado diferentes iniciativas en las que se busca mejorar y garantizar una vida íntegra para las mujeres. Desde el 2015 se ha declarado, en 13 entidades, la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres (AVGM): Estado de México, Morelos, Michoacán, Chiapas, Nuevo León, Veracruz, Sinaloa, Colima, San Luis Potosí, Guerrero, Quintana Roo, Nayarit y Veracruz.

Desde enero del 2016 hasta noviembre del 2018, se han registrado 531 feminicidios, de los cuales 82 fueron en Ecatepec. El Estado de México se ha convertido, igualmente, en territorio donde ser mujer es más peligroso que escalar el Everest.

Fueron asesinadas 8 mil 904 mujeres en un periodo entre el 2014 al 2017, en todo el país, y tan sólo 1 mil 420 de esos fueron registrados en el Estado de México.

Claramente, las disposiciones oficiales, iniciativas y demás intentos por combatir el horror de ser mujer en estos municipios, y en este país en general, no han sido suficientes ni efectivas. Se han declarado nuevas cláusulas que nos protegen en la teoría, pero en la práctica el sistema sigue estando en inequidad y le sigue debiendo una respuesta digna a todas las familias a las que les quitaron una mujer de su vida. Y sobre todo, la deuda histórica está con todas las mujeres en el mundo por ofrecernos un territorio digno de llamarlo también nuestro.

Foto: Cuartos vacíos de Maira Martell en la exposición Feminicidio en México.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.