#FinalDelDespeñadero Peña Nieto, la sucesión por un túnel

Este texto forma parte de nuestro recuento de los artículos más destacados del sexenio en declive del todavía (por unas horas) presidente Enrique Peña Nieto. Fue publicado el 21 de julio de 2015 en nuestro anterior sitio Homozapping.

Durante la misma semana que se conoció la fuga de Joaquín El Chapo Guzmán, el gobierno federal vivió otro tremendo fracaso: la adjudicación de sólo el 14 por ciento de los campos petroleros que serán abiertos a la inversión privada. La Secretaría de Hacienda pronosticó recibir 18 mil millones de dólares de la Ronda Uno y sólo obtendrá 2,600 millones de dólares de inversiones.

De golpe, los dos principales operadores del gobierno de Enrique Peña Nieto quedaron exhibidos a nivel internacional en menos de una semana: su secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, a quien no pocos dentro del primer círculo peñista han querido golpear, pero que ante la fuga de Guzmán Loera quedó doblemente exhibido; y su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, que desde la disminución de los precios internacionales del petróleo no ha tenido ningún acierto, ahora humillado frente al pésimo estreno de la “madre de todas las reformas”, la energética.

En pocas palabras, Peña Nieto ingresa al segundo tramo de su sexenio debilitado, sin modificar un ápice su política de “control de daños” que, desde Ayotzinapa hasta la fuga del Chapo, pasando por los escándalos inmobiliarios de la Casa Blanca y anexas, sólo ha agrandado el túnel de su gobierno. Nadie ve con claridad una luz al final de ese tobogán.

En la tradición del sistema político mexicano, el primer mandatario ingresa al segundo tramo de su sexenio colocando a las piezas claves de su propia sucesión y guardándose las cartas más fuertes. La tradición del “tapado” murió con el antiguo modelo hegemónico del PRI en el 2000, y las nuevas reglas no acaban de escribirse cuando el gobierno federal pasa por una severa crisis de legitimidad, de mando y de imagen.

El exceso en el cuidado de la imagen llevó a Peña Nieto y a su equipo a inmolarse en una serie de respuestas tardías frente a las crisis. Peña Nieto y su gobierno tardaron 10 días en responder al desafío de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa; más de una semana en dar su propia versión del escándalo de la Casa Blanca que se la endilgó a su esposa, Angélica Rivera, con el consecuente declive de La Gaviota; y otra semana dilató en afirmar que nada gana con hacer “corajes” frente a la fuga de Guzmán Loera. Nadie le pedía que demostrara furia, sino eficacia y responsabilidad.

Cuando el primer mandatario falla, deben entrar a operar sus dos principales guardianes: el responsable de la política interior y el de la política económica.

Sin embargo, en el estilo personal del Grupo Atlacomulco de gobernar nadie asume responsabilidades, todos son omisos, y se encubren frente a la nueva máxima de Bucareli: “las crisis son para enfrentarlas, no para renunciar”.
Jesús Silva Herzog Márquez, en su artículo del periódico Reforma, “De Responsabilidad Política” planteó el dilema del gobierno peñista de una manera muy clara:

“Sé que hablar de responsabilidad política es hablar un idioma incomprensible para el grupo gobernante. No se pide cárcel para Osorio, se pide desempleo.

“En un gobierno donde no hay funcionario que asuma las consecuencias de su torpeza es la cabeza la que aparece débil, vulnerable, dependiente. Cuando los funcionarios permanecen en sus puestos a pesar de mostrarse ostentosamente incompetentes, es el jefe quien merece el reproche”.

En el camino de la incompetencia, el peñismo está cerrándose su propia válvula de escape y de sucesión.

Quien aún juegue a las quinielas sucesorias, el tablero está completamente alterado: ni Osorio Chong ni Videgaray cuentan en estos momentos con la fuerza, el carisma o las redes necesarias para convencer que habrá una continuidad del peñismo.

El resto del gabinete se encuentra fracturado, confrontado y receloso ante la falta de señales claras: en Sedesol, la titular Rosario Robles, organiza el festejo del cumpleaños de Peña Nieto en Guerrero, pero siente que puede ser relevada en cualquier momento para darle cabida a Osorio Chong; en la Secretaría de Economía, el titular Ildefonso Guajardo anda como zombie; en la SEP, Emilio Chuayfett, se mantiene al mando “llueva o truene”, a pesar del descrédito frente a una reforma educativa mal planteada y operada; en la cancillería, se especula en cada momento la salida del titular José Antonio Meade para irse a la embajada mexicana en Washington o quedarse a organizar giras multitudinarias sin resolver la crisis de relaciones con Estados Unidos y El Vaticano; en Sagarpa, su titular Enrique Martínez, está más preocupado por sus múltiples negocios y su posible llegada a la dirigencia nacional del PRI; en la secretaría del Trabajo, Navarrete Prida mantiene un bajo perfil; y en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Ruiz Esparza, sobrevive a los propios audioescándalos que le tienen preparados.

El estilo Atlacomulco de dejar en los segundos puestos de mando a gente cercana al peñismo (subsecretarios, directores generales y coordinadores) también ha minado la posibilidad de que cada titular del gabinete pueda desplegar sus propias habilidades y responsabilidades.

En los círculos de la clase política priista la inquietud por la falta de certeza en los próximos años ya comenzó a generar lo que siempre ocurre en los sistemas cerrados y autoritarios: golpes bajos, rumores y alianzas de sobrevivencia.

En ese túnel se encuentra el peñismo y la fuga del Chapo sólo aceleró lo que antes ya era una constante: el descontrol de los daños.

Tags:

  • Periodista y escritor mexicano, especializado en política y medios de comunicación masiva. Colaborador de la Revista Proceso. Autor de "Cleptocracia: El nuevo modelo de la corrupción" (2018), "La rebelión de las audiencias" (2017) y "La caída del telepresidente" (2015), entre otros.

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

You May Also Like

Aprueban diputados retirar permisos a quien venda huachicol.

Para fortalecer el ataque al robo de hidrocarburos, la Cámara de Diputados aprobó cancelar ...

Trump termina con el shutdown más largo en la historia de EU

“Hemos llegado a un acuerdo para abrir la administración temporalmente”, anunció Donald Trump este ...

Se inaugura exposición “Escenas de Pudor y Liviandad”

Como homenaje al famoso libro del escritor Carlos Monsiváis, “Escenas de Pudor y Liviandad”, ...