Organizaciones exigen a Google renunciar al proyecto Dragonfly

Al menos 50 organizaciones exigieron al motor de búsqueda más importante de internet, Google, abandonar el proyecto Dragonfly, con el que pretenden desarrollar un nuevo motor búsqueda censurado, según las exigencias del gobierno chino.

De aprobarse, el buscador bloquearía información sobre opositores políticos, la libertad de expresión, el sexo,  los estudios académicos, sitios web que hablen sobre la masacre de la Plaza Tiananmen en 1989, y referencias al “anticomunismo” y los “disidentes”; también las menciones de libros que retratan negativamente a gobiernos autoritarios, como 1984 de George Orwell, y sitios de redes sociales occidentales como Instagram, Facebook y Twitter, así como organizaciones de noticias estadounidenses como The New York Times y The Wall Street Journal.   Asimismo, de acuerdo a Observacom, “obligaría los usuarios a registrarse para utilizar sus servicios, rastrear y almacenar información de localización, historias de búsqueda y proveer acceso unilateral a esos datos a un joint venture de China no identificado, permitiendo al gobierno virtualmente acceder a esta información”.

“Le escribimos para pedirle que garantice que Google abandone el proyecto Dragonfly y cualquier plan para lanzar una aplicación censurada de búsqueda en China, así como también que reafirme el compromiso de la compañía de 2010 de que no proveería servicios censurados de búsqueda en el país”, señala la carta firmada por las organizaciones.

Denuncian que si acepta, Google sacrificaría sus responsabilidades con los derechos humanos y libertad de expresión con el fin de acceder al mercado chino. “Contribuir activamente con el régimen de China de censura y vigilancia sentará un terrible precedente para los derechos humanos y la libertad de prensa a nivel mundial”, subrayan.

“Celebramos que Google haya confirmado que la compañía toma en serio su responsabilidad de respetar los derechos humanos [en una carta enviada en octubre ante un pedido previo de explicaciones por parte de las organizaciones]. Pero la compañía por ahora ha fallado en explicar cómo reconcilia esa responsabilidad con su decisión de diseñar un producto cuyo propósito es socavar el derecho a la libertad de expresión y la privacidad”, concluye la carta, reza la misiva.

Con información de Observacom.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.