Confirman fallecimiento de 66 personas tras explosión de ducto en Tlahuelilpan, Hidalgo

A las siete de la mañana, en rueda de prensa en el Palacio Nacional y acompañado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, informó que el saldo tras la explosión de un ducto de Pemex en Tlahuelilpan, Hidalgo, es hasta el momento de 66 personas fallecidas y 76 heridos.

“Estamos consternados por estos hechos, por esta tragedia. Queremos, antes que nada, ofrecer nuestro más sentido pésame a los familiares de las víctimas, informar a los familiares de las víctimas, que todo el gobierno está con ellos”, dijo López Obrador. “De manera sincera nos entristece lo sucedido. Le comentamos a los familiares que a los heridos les estamos dando atención especial en hospitales, que se está buscando salvar vidas, pues eso es ahora lo importante: que no se presente más decesos y fallecimientos”.

De acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex), la explosión se derivó de la manipulación de una toma clandestina para robo de combustible en el ducto Tuxpan, Tula.

Para la noche del viernes, el hashtag #Hidalgo se posicionó en la tendencias de Twitter en México con más de 150 mil reacciones. Se difundieron imágenes del momento exacto de la explosión: una llamarada cubre el cielo nocturno, tras lo cual decenas de personas corren por un descampado envueltas en llamas. La gente que se encuentra alrededor se acerca a auxiliaras.  Poco antes, medios locales difundieron imágenes de pobladores del sitio instalados frente al ducto, donde llenaban cubos y recipientes de plástico con el combustible que salía a presión por una fuga.

Antes de la tragedia Pemex aseguró tener conocimiento de la fuga en el ducto Tula -Salamanca en Tlahuelilpan, Hidalgo. “El día  de hoy el sistema de detección y vigilancia de Pemex tuvo conocimiento de la fuga en una toma clandestina sobre el ducto Tula -Salamanca en Tlahuelilpan, Hidalgo, por lo que se aplicó el protocolo de seguridad”, señalaron en un comunicado.

“Pero al aumentar la presión en el ducto, el brote de combustible creció considerablemente. Por lo que los pobladores del sitio, acudieron en gran número con cubetas, bidones y todo tipo de recipientes para llenarlos del combustible”, agregó después un comunicado de la Secretaría de la Defensa Nacional, en el que explican que los efectivos del ejército tuvieron que replegarse de la zona poco después de la explosión para evitar un enfrentamiento con los pobladores.

Luego de seis horas, el fuego fue controlado y técnicos de Pemex sellaron la fuga. A su vez, un grupo de policías federales, acompañados por marinos y militares, recorren la zona para realizar un peritaje, así como para contar los cadáveres y proseguir a su identificación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.