9 de cada 10 personas migrantes han sufrido tortura física o psicológica, afirma MSF

La organización Médicos Sin Fronteras (MSF) asegura que el 90 por ciento de los pacientes a los que han atendido ha sufrido algún tipo de tortura psicológica y física.

MSF ha detectado que en la población de migrantes centroamericanos que aguarda dentro y fuera de los albergues y refugios temporales en la frontera de Tijuana, a quienes dan asistencia médica, han sufrido de “violencia sexual, infecciones respiratorias, enfermedades diarreicas, enfermedades crónicas, como diabetes e hipertensión, además de síntomas como ansiedad, estrés agudo y algunos casos de estrés post-traumático, agudizados por el entorno”.

En un comunicado que lanzaron el día de ayer, enunciaron el caso de José Alberto, hombre de 38 años perteneciente a los miles de migrantes que viene de Honduras con la primera caravana migrante. Actualmente se encuentra en Tijuana y testificó que tomó la decisión de dejar su país por estar amenazado por las pandillas.

No hay empleo y está muy pesada la corrupción. Mataron a tres de mis hermanos. Mi hermana está pidiendo asilo con sus hijos. También están amenazados. Tengo una esposa y tres hijos. Se quedaron allá. Pasamos mucha hambre. Me fui llorando porque amo mucho a mi esposa y mis hijos. Mi plan es llegar a Estados Unidos. Hace cuatro años, lo intenté, pero me secuestraron en el norte, estuve encerrado siete días, hasta que logré escapar, son las palabras de José Alberto.

EL coordinador de MSF, Sergio Martín, asegura que muchas de las personas que están varadas en Tijuana vinieron con las caravanas migrantes, pero también hay quienes llegan a parte y que han sido deportadas y esperan la resolución de sus requerimientos de asilo. Sin embargo, con las nuevas restricciones y el aumento de seguridad en la frontera están atrapadas en México, bajo condiciones de precariedad y peligro de ser víctimas de pandillas y el mismo crimen organizado.

Por su parte, el espacio que se predispuso para estas personas ha sido sobre pasado. Se construyeron dos campamentos, uno en el Deportivo Benito Júarez y otro en un auditorio local llamado el Barretal. Sin embargo, la falta de espacio obligó a cientos de personas a buscar otro lugar en donde refugiarse.

Asimismo, la organización de Médicos Sin Fronteras ha determinado que una de las afectaciones y, por lo mismo, una de las necesidades más urgentes que se ha detectado, es la salud mental de estas personas.

Considerando las situaciones de violencia que estas personas han vivido en su país de origen y en su tránsito por México y que una vez que llegan a estos espacios, donde las condiciones no son adecuadas para ellos, encontramos síntomas como ansiedad, estrés agudo y algunos casos de estrés post-traumático, que se ven agudizados por el entorno, las condiciones de hacinamiento y la falta de sueño, señaló Alberto Macín, psicólogo de MSF.

Igualmente, el psicólogo Macín señala que “9 de cada 10 pacientes atendidos por nuestros equipos ha sufrido algún tipo de tortura psicológica y física”. También agregó que el miedo y la ansiedad de ser separados de sus familiares o que sean deportados y los regresen a su país, ha deteriorado su salud. Por lo que, asegura que la atención que les brindan está respaldada con las autoridades del municipio, con quienes han creado una estrategia para garantizar la asistencia médica que se necesite.

MSF comunicó que en los campamentos en donde se albergan estas personas, principalmente en el auditorio, se llevan a cabo sesiones de promoción de la salud mental y educación psicológica con un enfoque hacia la salud sexual y reproductiva, fundamentalmente.

La doctora Astrid Vázquez, destaca que “nos hemos encontrado con algunos casos de violencia sexual principalmente en mujeres”, la organización señala que la “violencia sexual es un problema en México, las bandas delincuenciales que se dedican a la trata de personas y a la explotación sexual en el país, suelen aprovecharse de esta población que al no ser visible es doblemente vulnerable”.

“Las principales afectaciones físicas que estamos atendiendo son infecciones de vías respiratorias altas, las cuales tienen que ver con las condiciones climáticas actuales, algunas enfermedades diarreicas, pacientes con enfermedades crónicas, como diabetes e hipertensión, entre otras”, menciona la doctora Astrid Vazquez.

Me ha sido complicado porque soy discapacitado. Me he enfermado en el camino, pero no me he dado por vencido, testifica Rafael, persona migrante que salió de San Pedro Sula y llegó a Tijuana junto con la primera caravana.

De acuerdo con su reporte, tan sólo en los primeros días MSF brindó 395 consultas médicas y 147 consultas de salud mental.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.