¿Por qué aborrecer el Venezuela Aid Live?

Que conste que aborrecer una cosa no implica estar a favor de su opuesto; es decir, no por estar en contra de una iniciativa como el concierto “Venezuela Aid Live” del pasado 22 de febrero, implica que se apoya al gobierno de Nicolás Maduro, al final a ese régimen lo legitiman los venezolanos que votaron por él en las pasadas elecciones, pero es que de verdad, hay cosas en ese tipo de propaganda política mezclada con espectáculo que molestan, y molestan mucho.

Cada que algún personaje subía al escenario de tan peculiar evento en la frontera entre Colombia y Venezuela, me imaginaba al clásico catrín de sombrero y monóculo, como de carta de lotería, diciéndole a una persona de clase baja: “Oh, es una pena que tengas problemas de dinero, ojalá un día se arreglen”, y alejándose luego de darle una palmada en la espalda, sin haberle ayudado en nada.

Participó el grupo Maná, cuyo baterista Alex, es dueño de la cadena de restaurantes De Santos, con sucursales en Nueva York, Puerto Vallarta y Polanco, en la Ciudad de México. Maluma, el reggaetonero, cobra por concierto 300 mil dólares y el año pasado anunció una especie de retiro amasando una fortuna de 12 millones de dólares, y si uno revisa sus redes sociales, por lo general encuentra fotografías del cantante descansando en aviones privados o divirtiéndose en algún yate.

Qué bueno que la fama le permita poseer fortuna a las figuras del momento, su merito habrán de tener, pero la verdad no suena fiable que un montón de empresarios le hablen de política al mundo ocultos en su disfraz de artistas famosos, abusando de la retórica aristotélica y de ese ethos tan poderoso que puede llegar a ser un líder de opinión.

Mucho se habló de Daniel Habif, el conferencista mexicano que conmovió hasta las lágrimas a varios asistentes al concierto con sus palabras en contra de Nicolás Maduro. ¿Cómo no iba a hacerlo, si lleva años en el mundo de la publicidad trabajando con empresas como Coca-Cola, Samsung, Honda, Nestlé, American Express y BMW?, alguien que sabe de publicidad claro que es bueno para la propaganda.

No es para nadie un secreto que Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, es quien encabeza el movimiento para derrocar a Nicolás Maduro, y por eso habría que hacer referencia a dos postulados de Norteamérica: doctrina Monroe (1823), “América para los americanos”, es decir, el continente bajo el dominio de los EU, y su doctrina predecesora, “The big stick” (1904), implantada por el presidente Theodore Roosvelt, “Habla suavemente y lleva un gran garrote, así llegaras lejos”.

Con este último pensamiento, los EU se hicieron el imperio del mundo, porque con acciones como el envío de “ayuda humanitaria” o un concierto millonario, “hablan suave”, pero siempre llevan escondido un enorme garrote que se traduce en las acciones militares que han desarrollado en países como Irak, de donde el ejército aún no se va; Palestina, un lugar donde el apoyo de EU a los bombardeos israelíes a dejado víctimas civiles incontables; Guatemala y El Salvador, naciones en las que durante su época de guerrillas los rangers estadounidenses entrenaron a ejércitos oficiales para masacrar a sus propios connacionales, o Panamá, donde en 1989 la invasión del imperio dejó al menos quinientos muertos.

Por eso el “Venezuela Aid Live” es un acto nefasto, porque busca visibilizar aún más el conflicto venezolano y polarizar el fenómeno para ganar el permiso de la opinión pública en caso de que se requiera una intervención más violenta. Resulta hasta ofensivo que un grupo de catrines, quienes juegan a ser músicos, le hablen al mundo del sistema que les permite generar millones en sus cuentas de banco: es difícil apreciar imparcialidad o buenas intenciones en su discurso.          

     

Tags:

  • Licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón. Maestrante en Periodismo Político por la EPCSG. Estudiante de Relaciones Internacionales también en la FES Aragón. Columnista del diario El Día y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México, de la Universidad Iberoamericana y de la Universidad Obrera de México. Ha publicado las novelas Peor es nada (Ed. Fridaura), Ella no sabía nada de Bakunin (Ed. Fridaura) y El amor no es suficiente (Ed. Endira).

  • Show Comments (0)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads