Indudablemente el tema de la marcha feminista fue el tópico central en redes sociales este fin de semana y el asunto parece haber revivido la lucha de géneros y con ella, los bizantinos dimes y diretes que ya leímos hace algunos meses, cuando el suicidio del músico Armando Vega Gil, fuera el argumento de aquellas etiquetas #MeToo #MeTooMusicos #MeTooEscritores y sus muchos derivados, estos hashtags parecen haber mutado a propósito de un caso que detonó la indignación de miles de mujeres que se manifestaron el pasado viernes en la Ciudad de México y en algunas entidades del país.

Luego de que una menor de edad presuntamente habría sido violada la madrugada del pasado 3 de agosto en la alcaldía de Azcapotzalco y en la que se señaló a 4 policías de haber perpetrado este delito, el caso motivó la etiqueta #NoMeCuidanMeViolan, que fue la bandera con la que se identificó la marcha de este fin de semana; sin embargo, esta protesta que no sólo demandó el esclarecimiento del caso, las mujeres que marcharon el viernes lo hicieron también buscando visibilizar a tantas mujeres que son violentadas o que simplemente no regresaron más con su familia. Y hasta este punto, el común denominador en redes sociales era homogéneo, el fondo y objetivo era compartido, no hay nadie que no respalde un grito de justicia y de solidaridad por ellas.

Desafortunadamente, infiltrados, algunas mujeres pertenecientes a los llamados grupos anarquistas y un puñado más de chicas, violentaron y dirigieron su impotencia y enojo contra transeúntes, reporteros, trabajadores, incluso atacaron a sus mismas compañeras de causa destrozando una camioneta de un grupo feminista que hizo el viaje desde el estado de Guerrero para apoyar la manifestación; en suma desvirtuaron el trasfondo del evento.

La mañana del sábado nos despertamos con unas redes sociales totalmente polarizadas, muchos usuarios criticando la forma en que había terminado la manifestación, señalamientos de mujeres a las llamadas “feministas” y es ahí donde la etiqueta #NoMeCuidanMeViolan dejó de ser Trending Topic y fue desbancada por el #EllasNoMeRepresentan.

La polémica se incrementó en twitter de quien defendía el proceder de las chicas de la marcha con argumentos como: “La pintura se borra, una vida no regresa” o “Están más indignados por las paredes que por nosotras”, contra quien no bajo de delincuentes a las feministas; en eso se centró la discusión, las formas fueron nota mientras que del fondo muy poca gente discutió ese fondo y objetivo compartido perdió fuerza entre letras desesperadas y encono por posicionar una opinión en redes sociales.

Desafortunadamente el enojo permanece y se respira en la calles, las escenas del viernes pasado parecen haber restaron adeptos del movimiento feminista en busca de posicionar una agenda que todos, hombres y mujeres, compartimos y apoyamos.

Tags:

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.