Rescate al campo, seguridad alimentaria y presupuesto, temas que la SADER respondió a los diputados

El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), Víctor Manuel Villalobos Arámbula, compareció ante los diputados federales para hablar de las acciones y estrategias de esta dependencia para revertir la situación del campo, cómo se cumplirán los compromisos adquiridos y la implantación de programas dirigidos a este sector.

Al iniciar la ronda de preguntas y respuestas como parte del Análisis del Primer Informe de Gobierno, el secretario afirmó que ha iniciado el rescate del campo mexicano y la recuperación de la seguridad alimentaria con soberanía.

Al empezar su comparecencia, el funcionario subrayó que la seguridad alimentaria requiere, en gran medida, de una política de Estado orientada a lograr, en primer lugar, la autosuficiencia de al menos cinco productos básicos: maíz, frijol, arroz, trigo panificable y leche.

“Nos proponemos aumentar la disponibilidad de alimentos básicos y reducir la presencia de las importaciones, condición principal para el logro de la seguridad alimentaria de los mexicanos”, señaló.

“Los mercados globales han representado una gran ventana de oportunidad para los agronegocios, sobre todo en la exportación, pero su beneficio no puede ser limitado a un reducido número de productores, tampoco podemos poner en riesgo la seguridad alimentaria nacional”, abundó.

Villalobos Arámbula comentó que como consecuencia de las políticas implementadas en los últimos 30 años, México se convirtió en la principal nación importadora de maíz del mundo, “distinción lamentable, si se considera que nuestro país es el centro de origen y domesticación de este cereal, y la gran diversidad genética de esta especie es la base de la alimentación de todos los mexicanos”.

“Del mismo modo, en 2018 México se convirtió en el primer país importador de leche en polvo a nivel mundial, y en el séptimo país importador de carne de cerdo. En 2017 importamos el 36 por ciento del maíz amarillo, el 81 por ciento del arroz, el 76.2 por ciento del trigo panificable y el 36 por ciento de carne de cerdo, así como también el 37 por ciento de los lácteos que consumimos”, refirió.

El secretario expuso que para lograr el rescate del campo y garantizar la seguridad alimentaria, la Sader “ha dirigido sus esfuerzos al fortalecimiento de un sector agroalimentario sustentable, incluyente y basado en el incremento de la productividad y competitividad, cerrando las brechas entre distintos productores y diferentes regiones, apoyando a los campesinos a salir de la pobreza y marginación”.

Apuntó que hay una enorme desigualdad en el sector agropecuario y pesquero, donde se distinguen dos polos asimétricos: uno que genera riqueza y otro que perpetúa la marginación y el atraso.

Refirió que el 18.7 por ciento de las de las 5.4 millones de unidades económicas rurales que hay en el país se dedica a la agricultura empresarial con grados diversos de competitividad y participación en el mercado, incluso exportan sus productos.

Mientras que el 81.3 por ciento restante, que son alrededor de 4.3 millones de unidades económicos rurales, tiene como característica la agricultura familiar, mayoritariamente de autosuficiencia o una limitada vinculación al mercado y a las actividades empresariales y de ventas menores a los 100 mil pesos anuales.

“Más del 55 por ciento de la población rural nacional vive en pobreza y de éstos el 16.4 por ciento padece pobreza extrema”, dijo.

Villalobos Arámbula señaló que el 49 por ciento del presupuesto de la Sader –que este año es de 65.4 mil millones de pesos– se ha destinado a apoyar a los pequeños y medianos productores rurales.

“Los programas de Producción para el bienestar, de Precios de Garantía, de Fertilizantes y de Crédito Ganadero a la Palabra así como el de apoyo a cafetaleros y cañeros han demostrado que con una entrega de recursos de manera directa, sin intermediarios, es posible causar un mayor impacto entre quienes tienen el derecho de recibir estos beneficios”, indicó.

En declaraciones a la prensa al finalizar la comparecencia, Villalobos Arámbula compartió que se están estableciendo mecanismos de control sanitarios para el ingreso de ganado en la frontera sur del país, a fin de erradicar el paso ilegal de animales, el cual lleva aproximadamente 30 años.

Indicó que se ha detectado el ingreso de un millón de cabezas por año al país a través de esta frontera; por lo que cual se debe ordenar el paso de estos animales que son necesarios para el país, “pero tienen que ser sanos y que tengan las características genéticas que queremos”.

Villalobos Arámbula comentó que funcionarios del Senasica y ministros del sector en Guatemala, han establecido un diálogo y tendrán una reunión a fin de mes para abordar el tema.

“El día 10 (de octubre) tenemos una reunión con los técnicos de Guatemala y los de Senasica, también invité a la Comisión de Ganadería para que nos acompañe y apoye en el establecimiento de estos mecanismos”, comentó.

Tags:

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

You May Also Like

Niegan amparo a Elba Esther Gordillo

Le dieron negativas a la exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación ...

Ex gobernador de Nayarit niega nexos con el CJNG

Luego de que el Departamento de Tesoro de Estados Unidos lo señaló por tener ...

Se instala Comisión Intersecretarial de Atención Integral en Materia Migratoria

En cumplimiento a lo dispuesto en artículo segundo transitorio del Decreto propuesto por el ...