CEPR publica informe que sustenta legalidad de elecciones en Bolivia

El Center for Economic and Policy Research (CEPR) ha publicado un informe llamado ¿Qué sucedió en el recuento de votos de las elecciones de Bolivia de 2019?, donde desmiente la versión de la Organización de Estados Americanos (OEA) y explica que en Bolivia existen dos sistemas de conteo electoral: uno rápido y el otro legalmente vinculante.

En efecto, el estudio señal que el recuento de votos rápido mostró que MAS-IPSP (partido de Evo Morales) había recibido 45.71 por ciento de los votos presidenciales, y el CC (de Carlos Mesa) 37.84 por ciento, lo que significaba una diferencia de 7.87 puntos porcentuales.

Sin embargo, el conteo final, legalmente aceptado es el que dio a Morales como vencedor y el cual tendría que respetarse sin importar lo que indicaba el conteo rápido, el cual lo lleva a cabo una empresa privada junto con el Servicio de Registro Cívico (SERECÍ), el servicio de registro civil, y, explica el estudio, “está diseñado para entregar un resultado rápido pero incompleto y no definitivo en la noche de las elecciones, con el fin de dar a los medios una indicación de la tendencia de voto e informar al público. Es improbable que el Tribunal Superior Electoral (TSE) procese el 100% de los resultados a través del conteo rápido debido a limitaciones logísticas, y el número de votos procesados puede variar dependiendo de su origen geográfico y del tipo de papeleta electoral que sea”.

Por ejemplo, en el referéndum constitucional de 2016, el TSE procesó el 81.2% de los resultados antes de celebrar una conferencia de prensa a alrededor de las 6:15 p.m. del día de las elecciones., Los resultados del referéndum autónomo de 2016 se publicaron para cada jurisdicción con entre el 66.7% y el 100% de los resultados procesados a las 7:30 p.m. del día de las elecciones. En las elecciones judiciales de 2017, una Misión de Expertos Electorales de la OEA elogió el desempeño del sistema de

Conteo rápido boliviano por publicar los resultados al 80% a alrededor de las 9:30 p.m. el segundo sistema de conteo de votos es el conteo oficial (o cómputo), que es legalmente vinculante según la ley boliviana. El conteo oficial es más completo y preciso y, naturalmente, lleva más tiempo. Es el único sistema válido de conteo de votos y es utilizado por el TSE para determinar y anunciar los resultados finales de las elecciones.

Además explica, la misión de la OEA no proporcionó evidencia que sustente las declaraciones que hace tanto en su comunicado de prensa como en su informe preliminar, que sugieren que el conteo rápido podría ser incorrecto o “difícil de explicar”.

El documento del CERP explica que los resultados del conteo rápido con 83.85 por ciento de votos contabilizados “son consistentes con una proyección del resultado final que señala como inmediato ganador a (Evo) Morales con una victoria de más de 10 puntos porcentuales”.

También explica que ni la misión de la OEA ni ningún partido político de oposición han demostrado que hubo irregularidades generalizadas o sistemáticas en las elecciones presidenciales del 20 de octubre de 2019.

El informe realizado por Guillaume Long, David Rosnick, Cavan Kharrazian y Kevin Cashma, indica que ni el conteo rápido ni el oficial exhiben cambios significativos en las tendencias de votación respecto a los resultados finales; más bien, la misma tendencia ya conocida, explicable por diferencias en las preferencias de los votantes en diferentes áreas geográficas, se hace evidente en ambos conteos.

Los especialistas que hicieron el trabajo aseguran que el recuento de votos legalmente vinculante no se detuvo durante ningún período de tiempo significativo; y señalan que “no está claro cómo las objeciones de la misión de la OEA con respecto al conteo rápido afectarían al conteo oficial”.

Asimismo, explica el documento, “es importante subrayar que es el recuento oficial el que es legalmente vinculante, no el recuento rápido que la misión de la OEA criticó. El recuento oficial nunca se interrumpió y se actualizó regularmente en línea sin ninguna interrupción significativa. Cualquier irregularidad potencial con el fin de afectar el resultado final habría tenido que afectar al conteo oficial y no solo al conteo rápido. No está claro a través de qué mecanismo podrían ocurrir irregularidades generalizadas o sistemáticas sin ser rápidamente evidentes, dadas las salvaguardas existentes en el proceso electoral boliviano.

Además de no presentar ninguna evidencia de que realmente haya ocurrido irregularidades que podrían haber alterado el conteo de votos, la misión de la OEA ni siquiera proporciona un posible medio por el cual podrían haberse dado”.

El Centro de Investigación Económica y Política es un grupo de expertos, del tipo también conocidos como “think tank”, en política económica con sede en Washington, D.C., que fue cofundado por los economistas Dean Baker y Mark Weisbrot.

Se adjunta el informe completo:

¿Qué sucedió en el recuento de votos de las elecciones de Bolivia de 2019? – CEPR

Tags:

  • Licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón. Maestrante en Periodismo Político por la EPCSG. Pasante de Relaciones Internacionales también en la FES Aragón. Columnista del diario El Día y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México, de la Universidad Iberoamericana y de la Universidad Obrera de México. Ha publicado las novelas Peor es nada (Ed. Fridaura), Ella no sabía nada de Bakunin (Ed. Fridaura) y El amor no es suficiente (Ed. Endira).

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads