Alberto y Cristina Fernández, la vuelta del peronismo al poder; el mandatario convocó a un “nuevo contrato social”

En su discurso de toma de protesta como presidente, Alberto Fernández presentó el crítico panorama de Argentina, un país al que le falló el sistema neoliberal, dejándolo en una profunda crisis económica de la cuál le será difícil levantarse.

El nuevo presidente de la República Argentina, lanzó una serie de propuestas para sacar a la nación del marasmo en que cayó que sólo provocó la profunda división del pueblo argentino.

«Vamos a encarar el problema de la deuda externa. No hay pago de deuda que se pueda sostener si el país no crece. Tan simple como esto: Para poder pagar, hay que crecer primero», declaró Fernández.

“Yo Cristina Fernández juro por Dios la patria y sobre estos santos evangelios desempeñar con lealtad y patriotismo el cargo de vicepresidente de la nación a observar y a ser observada fielmente la Constitución de la nación Argentina si así no lo hiciere Dios y la patria me lo demandan”, dijo al rendir protesta, junto a su vicepresidente y ex presidente, Cristina Fernández de Kirchner.

Asimismo, Fernández convocó a los argentinos a la “unidad” para un “nuevo contrato social solidario”, escenario que se percibe complicado debido a la división que existe entre los argentinos.

«Desde la humildad de esa escucha, y desde la esperanza que millones de compatriotas han expresado en las urnas el pasado 27 de octubre, vengo a convocar a la unidad de toda la Argentina en pos de la construcción de un Nuevo Contrato de Ciudadanía Social», dijo el mandatario.

«Tenemos que superar el muro del hambre que deja a millones de hombres y mujeres afuera de la mesa que nos es común. Y, finalmente, tenemos que superar el muro del despilfarro de nuestras energías productivas», añadió ahora que preside el gobierno de su país, sumido en una profunda crisis.

Bajo las actuales condiciones, en 2020 Argentina afronta vencimientos por más de 58 mil millones de dólares, más de 36.000 en 2021 y casi 50 mil millones en 2022, sumando deuda en dólares y en pesos. “El país tiene la voluntad de pagar, pero no tiene los medios para hacerlo”, reconoció. “Para poder pagar”, precisó, “hay que crecer primero”. El proyecto del gobierno peronista se centra en conseguir que el FMI aplace por dos años el reembolso de principal e intereses, para dedicar esos 24 meses a recuperar una cierta estabilidad y relanzar una economía que no crece desde 2010.

Por primera vez desde 2001, la plaza lució sin vallas frente a la Casa Rosada, sede del Gobierno argentino, y frente a la Catedral. «El amor vence al odio», «Los mejores días son peronistas», «Volvimos mejores», podía leerse en pancartas y camisetas a la venta. Pese al calor, numerosas parrillas preparaban choripanes y vendían agua, refrescos y cerveza. Los militantes posaban con los dedos en forma de V en selfies y animaban a sus compañeros a sumarse a una movilización que se extenderá hasta después de la caída del sol, se contó en la crónica del diario El País.

Tags:

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads