Atención Ciudadana: la oficina de la esperanza en Palacio Nacional

“Va a pasar uno por uno a entregar su carta, dicen su nombre, el de sus familiares y dónde desaparecieron”, indicó Valentina Peralta Puga de la Red Eslabones por los Derechos Humanos, que encabezó la audiencia de cincuenta madres y padres de personas desaparecidas en el área de Atención Ciudadana de Palacio Nacional en la Ciudad de México.

“Mi hijo desapareció en San Fernando, Tamaulipas en 2010”, dijo una de las madres para luego estirar la mano y entregar el documento dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador para que la ayude a resolver su caso.

Cada uno pasó al frente a decir el nombre de sus familiares desaparecidos o asesinados entre 2010 y 2015, a algunos la voz les salió fuerte y potente, a otros les tembló… Otros no pudieron pronunciarlo.

Los integrantes del grupo distinguidos por portar playeras color naranja y pertenecientes a distintos estratos socioeconómicos, llegaron desde Sonora, Michoacán, Nuevo León, Veracruz, Chihuahua y el Estado de México a la puerta de Palacio Nacional ubicada en la calle de Correo Mayor, en el Centro Histórico.

Los funcionarios de Atención Ciudadana salieron a recibirlos y les pidieron formar un comité que los representara para que pasaran a ser atendidos, los familiares se negaron y los funcionarios decidieron acondicionar una de las salas de espera para que todos entraran.

Gabriela Romero, de Atención Ciudadana, se paró al frente y luego de decir que lo humano debe prevalecer, recibió cada una de las cartas en las que piden que el presidente de la instrucción para que el Comité de la ONU contra la Desaparición Forzada pueda realizar una visita oficial a México.

Los ciudadanos terminaron la reunión con un folio y con la promesa de que sus casos serían vinculados de manera urgente con la Secretaría de Gobernación.

A la salida Valentina Peralta explicó para A Barlovento Informa que llevan nueve años trabajando con los gobiernos, durante el sexenio de Felipe Calderón se reunieron en múltiples ocasiones con Margarita Zavala en Los Pinos, también con el gabinete de Enrique Peña Nieto y aseguró que esta vez sintieron una diferencia en el trato humano que recibieron.

“Notamos una diferencia porque aunque no podemos decir que los otros nos trataron mal, esta vez nos trataron las personas, no los funcionarios públicos, sentimos cómo conectaron su emoción con la nuestra y para nosotros es muy esperanzador porque te das cuenta que le encargaste tu preocupación a otro ser humano y que ahora lo lleva como una carrera de estafetas, estamos seguros que nos van a responder, vimos en sus lágrimas y en el quiebre de su voz que les dolió el dolor del prójimo”, declaró.

Pero no solamente quienes conforman Red Eslabones por los Derechos Humanos acuden a Atención Ciudadana molestos y se van con esperanza. Hasta el 30 de noviembre pasado se atendieron a 118 mil personas, unas 400 por día en promedio.

Todo el equipo que trabaja en estas oficinas tiene una trayectoria en temas de derechos humanos y han sido capacitados para atender personas que sufrieron la pérdida de algún ser querido debido al crimen organizado. Hace unas semanas recibieron un curso de contención para poder sobrellevar la carga emocional que resulta de estar en contacto con el dolor de los demás todos los días.

Leticia Ramírez, titular de la dependencia, explicó que durante los sexenios pasados los ciudadanos tenían que presentar la petición por escrito, le ponían un sello y eso era todo.

Ahora, la nueva administración le apuesta al diálogo, a escuchar a aquellos que llevan años con un problema deámbulando por las distintas secretarías, en donde luego de horas de hacer fila, los mandan a otro lugar donde también los mandarán a ser atendidos por alguien más.

Lety, como todos le dicen seguramente por la calidez en su trato, cuenta que en abril de este año se encontraba en su oficina cuando escuchó a una mujer llorar, pasados unos minutos salió a ver por qué nadie la atendía, sin embargo, la encontró con una de las trabajadoras.

La mujer proveniente de Hidalgo; expuso que hacía tres años y medio un trailer atropelló a su hijo en una carretera que atravesaba su pueblo y no se había hecho justicia. Luego de orientarla la madre seguía llorando, cuando le preguntaron por qué, contestó que en todo ese tiempo nunca la habían escuchado.

Leticia Ramírez es la encarga de atender personalmente los temas más urgentes y delicados; luego de las giras del presidente, ella recibe los paquetes con las peticiones, molestias y sugerencias de la población. Además, encabeza la comisión que se encuentra afuera de la puerta Mariana y la puerta de Honor de Palacio Nacional desde las 5:30, hora a la que llegan ciudadanos de a pie a buscar a López Obrador.

Pero no todo es tristeza, su oficina ubicada en el sexto piso está decorada con regalos que lleva la gente para el presidente. Tiene un cuadro de un pejelagarto que ocupa casi toda una pared, un “Amlito presidente” tejido con todo y la banda presidencial, una silla de madera tallada por artesanos y una flor hecha con una lata de metal.

También comenta que reciben muchas cartas de menores de edad para pedir que les ayuden a mejorar su escuela o a conseguir trabajo para sus padres. Sobre la cantidad de hombres y mujeres que llegan entre las 6 de la mañana, cuando abren la puerta y hasta las 6 de la tarde, cuando cierran, explica que solo se anota a una persona en el registro aunque asistan en grupo y de ese total de personas registradas el 60 por ciento son mujeres y el 40 por ciento hombres.

Margarita Arellano, directora de área, atendió durante dos días al equipo de A Barlovento Informa en los que guió el recorrido por las instalaciones y explicó el funcionamiento del espacio: los ciudadanos acuden con la expectativa de ver al presidente porque hay una idea de que él puede dar las indicaciones necesarias aquí o allá para resolver lo que sea.

Esto no es del todo cierto pues el titular del Ejecutivo debe respetar a los otros poderes: el Legislativo y el Judicial y las problemáticas con las que acuden las personas (como temas de derechos humanos, asuntos entre particulares, tierras o fraude) no siempre pueden resolverse en Atención Ciudadana puesto que el proceso de solución le compete a otro poder.

A pesar de ello, tienen la instrucción de recibir a todos y orientarlos sobre qué secretaría, dependencia u órgano es el indicado y los vinculan con dicho lugar. El Artículo 8 Constitucional establece que cualquier persona puede ejercer el derecho de petición, presentar ésta por escrito de manera respetuosa y clara es el único requisito para cruzar el umbral que separa el tiánguis de ropa, maquillajes y juguetes que hay alrededor con la impecable sala de espera.

Una vez que los elementos del ejército revisan brevemente las pertenencias preguntan el asunto que se quiere tratar, luego los pasan una fila que hace las veces de primer filtro para saber cómo se atenderá a cada persona y posteriormente hay una sala con alrededor de 40 sillas negras.

Los funcionarios deben subir a un sistema especial las peticiones, de ser necesario las mandan en ese momento a la siguiente secretaría y se les entrega una constancia de atención junto con un folio. Aunque por ley no hay un periodo para que éstas respondan, siempre están listos para volver a recibir a los ciudadanos y darles seguimiento.

El sistema opera en red y en cada dependencia hay un enlace de Atención Ciudadana para revisar qué temas les llegan, asimismo, hay un enlace de Gobernación dentro de Atención Ciudadana. Las horas pico son entre las 12 y 3 de la tarde.

Una de las situaciones divertidas que más suceden en el lugar es que durante la jornada transmiten las conferencias de prensa mañaneras junto con un spot televisivo en el que se ve cómo el presidente sale de Palacio Nacional y saluda a las personas que se encuentra a su paso.

Más de una vez ha pasado que quienes se encuentran en la sala de espera ven el comercial y como piensan que es en vivo salen a toda prisa del recinto para saludar al mandatario y luego de unos minutos vuelven al darse cuenta que no está.

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads