Textos y Contextos A 107 años de la Decena Trágica: ¿quiénes serán los “Huertas” de nuestra época?

Dice la historia de México, que hubo un episodio llamado “La decena trágica”, en el año de 1913, durante la época de la Revolución en nuestro país. A inicio de aquel año, sin siquiera saberlo, el entonces presidente Francisco I. Madero, sufriría un golpe de Estado que terminaría, no sólo con su gobierno, sino con su vida.

El movimiento contra Madero comenzó oficialmente el 9 de febrero, siendo orquestado por el general Manuel Mondragón, quien puso en libertad a los generales Félix Díaz y Bernardo Reyes, que a su vez apoyaron, hasta donde pudieron, el asedio al Gobierno Federal.

Mucho se podría decir de esos diez días que, sino al mundo, estremecieron a nuestro país: se puede hablar de la heroicidad de Lauro Villar, de la lealtad de Felipe Ángeles, o de la extraña conducta de Francisco I. Madero al no aceptar consejos ni de su hermano Gustavo; sin embargo, quien nos atañe, es un hombre de figura espigada, gafas redondas y rostro casi cadavérico: Victoriano Huerta.

“El Chacal” apareció cuando a sus intereses convenía, a un costado de Madero en el balcón de la “Casa Fotográfica Daguerre” (dónde ahora es el Sears de Avenida Juárez), cuando este último se refugió en dicho edificio ante el ataque de los golpistas.

Desde ahí, la figura de Huerta fue clave en los siguientes días que cambiaron la historia de nuestro país. Traicionó las confianzas del propio presidente Madero, pero, más aún, desapareció cuando dio las órdenes de asesinarlo a él, a Gustavo A. Madero, y al vicepresidente Pino Suárez.

Es decir, Huerta estaba más ocupado por conseguir la presidencia en un pacto con el embajador norteamericano, Henry Lane Wilson, que por salvar a las instituciones gubernamentales oficiales: así, se construyó a un gran villano de nuestra historia.

Así, en nuestra historia se da el surgimiento de esos “Huertas”, que como “La Cucaracha”, ya no pueden caminar, porque no tienen, por que les falta, decía la canción: “mariguana que fumar”, aunque en estos tiempos podríamos decir que lo que les falta es presupuesto para robar, como al Instituto Nacional Electoral, o que no tienen o que les faltan asambleas para su nuevo partido formar, pues hay quienes buscan agarrarse como garrapatas, otra vez, del erario porque no saben vivir de otra forma.

En el caso del INE, Lorenzo Córdova y sus secuaces, tienen secuestrada la organización del país que, ni más ni menos, administra los procesos de elección popular. Qué triste que por dinero, los que debieran proteger nuestros votos, se carguen hacia una fuerza política por un mero berrinche contra la disposición de no poder ganar más que el presidente. Si dicen que una cosa es tener hambre, y otra ser hambreado, porque ya se ve, en casos como esos, que se puede ser miserable casi ganando 200 mil pesos al mes. Hay mexicanos que con el salario mínimo, tienen más honor que varios consejeros electorales.

Y del otro lado, ahí están los chacales de los Calderón, Margarita y Felipe, que no conformes con haber tenido seis años la presidencia en las manos, ahí están, otra vez, queriendo armar un partido político porque desde que un par de generaciones mexicanas tienen memoria, no han hecho más que vivir de la política; en el caso de Felipe Calderón: aprobando el Fobaproa, orquestando fraudes electorales, y peor, desde Los Pinos, simulando una guerra contra el narcotráfico que ahora con Genaro García Luna en la cárcel, se sabe que más bien fue una serie de favores al Cártel de Sinaloa.

De Margarita Zavala, bueno, qué podemos decir, su campaña por la presidencia en 2018, la cual debió abandonar por su pésimo desempeño, habla por sí misma.

La historia se escribe día a día, y hoy en los libros podemos analizar eventos como la Decena Trágica, donde, según la narrativa oficial, hace 107 Victoriano Huerta fue aquel villano que traicionó a Madero y orquestó tanto su asesinato, como el de Pino Suárez y más adelante, de otros grandes personajes de la talla de Belisario Domínguez.

Así, cuando pasen cien años, ¿quiénes serán los villanos de estas épocas que estamos viviendo día a día?, ¿los que se robaron las elecciones en 1988, en 2006, los que privatizaron el país, los que compraron aviones millonarios cuando en medio México existe pobreza, los que fingieron un matrimonio con tal de ganar votos y la corrupción les regaló una Casa Blanca?, ¿quiénes, quiénes serán los “Huertas” de nuestros tiempos?

Tags:

  • Licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón. Maestrante en Periodismo Político por la EPCSG. Pasante de Relaciones Internacionales también en la FES Aragón. Columnista del diario El Día y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México, de la Universidad Iberoamericana y de la Universidad Obrera de México. Ha publicado las novelas Peor es nada (Ed. Fridaura), Ella no sabía nada de Bakunin (Ed. Fridaura) y El amor no es suficiente (Ed. Endira).

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads