Vacuna china contra Covid-19 muestra resultados prometedores y avanza siguiente fase de investigación

Luego de que durante la Cumbre de la Organización Mundial de la Salud celebrada este línea esta semana, el presidente Xi Jinping​ anunció que su país ofrecerá en los próximos años asistencia por valor de 2 mil millones de dólares para buscar una vacuna contra el Covid-19, se han registrado resultados positivos en las investigaciones del país asiático.

Xi Jinping prometió que una eventual vacuna será “bien público mundial, con el fin de que sean asequibles para todos los países en desarrollo”. En tanto, a principios de esta semana, Estados Unidos anunció que la vacuna de los laboratorios Moderna Therapeutics estaría lista a finales de año en Norteamérica y, a principios de 2021, en otros países del resto del mundo.

Actualmente, hay más de 100 vacunas candidatas Covid-19 en desarrollo en todo el mundo, según el medio ABC. Sin embargo, este viernes los investigadores chinos publicaron en “The Lancet” los datos de la primera vacuna en alcanzar el ensayo clínico de fase 1. La vacuna, dicen, es segura, bien tolerada y capaz de generar una respuesta inmune contra el SARS-CoV-2 en humanos.

El ensayo, llevado a cabo en 108 adultos sanos, “los datos de la vacuna de Moderna eran solo de 8 personas” evaluó la seguridad y la capacidad de generar una respuesta inmune de diferentes dosis de la vacuna Ad5-nCoV en 108 adultos sanos de entre 18 y 60 años que no había sido infectados por SARS-CoV-2.

Y los primeros datos, a 28 días, son prometedores, aunque los resultados finales se evaluarán en seis meses. Sin embargo, los investigadores advierten que se necesitan más ensayos para determinar si la respuesta inmune que provoca protege eficazmente contra la infección por SARS-CoV-2.

“Estos resultados representan un hito importante” , señala Wei Chen del Instituto de Biotecnología de Beijing en Beijing y es responsable del estudio. El ensayo, añade, “demuestra que una dosis única de la nueva vacuna COVID-19 vectorizada con adenovirus tipo 5 (Ad5-nCoV) produce anticuerpos específicos para virus y células T a los 14 días, lo que lo convierte en un candidato potencial para más investigación”, Sin embargo, reconoce, “estos resultados deben interpretarse con cautela”. Los desafíos en el desarrollo de una vacuna COVD-19 no tienen precedentes, y la capacidad de desencadenar estas respuestas inmunes no necesariamente indica que la vacuna protegerá a los humanos de COVID-19.

Los datos, asegura, “son prometedores para el desarrollo de las vacunas COVID-19, pero todavía estamos muy lejos para que esta vacuna esté disponible para todos”, aseguraron los investigadores.

La vacuna covid-19 vectorizada Ad5 utiliza un virus del resfriado común debilitado (adenovirus, que infecta fácilmente las células humanas, pero es incapaz de causar enfermedades) para entregar material genético que codifica la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 a las células. En una segunda etapa, estas células producen la proteína espiga y viajan hasta los ganglios linfáticos donde el sistema inmunitario fabrica los anticuerpos que reconocerán esa proteína espiga y que atacarán contra el coronavirus.

Los investigadores analizaron la sangre de los 108 voluntarios, que recibieron diferentes dosis de la vacuna, a intervalos regulares para ver si la vacuna estimulaba ambos brazos del sistema inmune: la «respuesta humoral» -la parte del sistema inmune que produce anticuerpos neutralizantes que pueden combatir las infecciones y podrían ofrecer un nivel de inmunidad-, y la “respuesta celular” -que depende de un grupo de células T, en lugar de anticuerpos, para combatir el virus-. La vacuna ideal debería generar ambas respuestas -de anticuerpos y de células T- para defenderse contra el SARS-CoV-2.

Tags:

  • Somos un medio independiente comprometido con la libertad de expresión y el derecho a la información de la ciudadanía mexicana.

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads