El MAS gana la presidencia de Bolivia; ¿quién es Luis Arce, el ex ministro de Economía de Evo Morales?

Luis Arce, del Movimiento al Socialismo (MAS), se perfilaba como vencedor de las elecciones presidenciales celebradas ayer en Bolivia, al conseguir 52.4 por ciento de los votos, según las primeras proyecciones a boca de urna divulgadas cerca de la medianoche. Al superar más del 50 por ciento de los votos, Arce evitó la segunda vuelta.

El ex presidente Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana, habría obtenido 31.5 por ciento y la ultraderechista alianza de Creemos, que postuló al líder cívico, Luis Fernando Camacho, quedó en un lejano tercer con 14.1 por ciento.

Al respecto, el ex presidente Evo Morales escribió en su cuenta de Twitter: «Hermanas y hermanos: la voluntad del pueblo se ha impuesto. Se ha producido una victoria contundente del MAS-IPSP. Nuestro movimiento político tendrá la mayoría en las dos cámaras. Hemos vuelto millones, ahora vamos a devolver la dignidad y la libertad al pueblo».

Asimismo, la presidenta de Bolivia, Jeanine Áñez, confirmó la victoria de la oposición pese a que el cómputo total de actas no se ha realizado; incluso, felicitó al nuevo mandatario.

Luis Arce como Ministro de Economía en el gobierno de Evo

Tras el ascenso al poder de Morales, Arce fue nombrado en 2006 ministro del entonces Ministerio de Hacienda que tres años después se convertiría en el Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

Al frente del Ministerio, Arce promovió medidas para incentivar el mercado interno, la estabilidad cambiaria y la promoción de políticas de industrialización de los recursos naturales.

Desde su puesto como uno de los ministros clave de un gabinete con muchos alfiles políticos, el economista debía preocuparse por la estabilidad macroeconómica, el déficit fiscal y la ampliación de las reservas internacionales mientras el resto de sus colegas estaban dedicados a tiempo completo a hacer frente a la grave crisis política que tuvo contra las cuerdas a Evo Morales en sus primeros años de mandato.

Pero tal vez una de sus medidas más importantes y controversiales fue una serie de «nacionalizaciones», principalmente la de los hidrocarburos cuya recuperación Arce consideró como uno de los pilares sobre los que se sustentó la economía de Bolivia en todos estos años.

El incremento de las reservas internacionales, la ampliación de la clase media y, sobre todo, la seguidilla de gestiones en las que el país quedó entre los de mayor crecimiento económico de la región provocaron que desde el gobierno de Morales se impulse la idea del «milagro económico boliviano».

Narrativa que, desde luego, era rechazada por los opositores de ese entonces y ahora por el saliente gobierno de transición de Jeanine Áñez, cuya versión de la historia pone en duda que se haya reducido la pobreza de forma real y argumenta que Arce desperdició el momento de mayores ingresos para la economía boliviana gracias a los precios altos de los hidrocarburos y minerales.

Otro de los cuestionamientos realizados es que el anterior gobierno no cumplió su promesa de diversificar la economía e industrializar los recursos naturales, sino que tras casi 14 años dejó al país igual de dependiente de las materias primas exportables.

Con información de AFP y BBC Mundo.

Tags:

  • Somos un medio independiente comprometido con la libertad de expresión y el derecho a la información de la ciudadanía mexicana.

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads