Por la libre: 1.- Los oscuros ángulos del clero nacional 2.- Gasolina 3.- De risa 4.- Vacunas

1.- El alto clero siempre aliado de los sátrapas, opresores y sanguinarios, a lo largo del planeta, pasando por el suelo azteca.

Su llegada fue al amparo de la espada y la cruz, las dos igual de dañinas, aunque la cruz lo es más; la espada acaba con las vidas, la cruz esclaviza las vidas, ciñe camisas de fuerza, penetra las conciencias y elimina cualquier impulso de libertad.

Para que no se escape nadie, inventa el pecado original; nacer señalado, pero pone su remedio, el bautismo, sacramento por el cual hace causante cautivo al niño que, sin saber qué sucede, se le encajona en una corriente religiosa.

Le deja sin salida a lo largo de su vida; se le va adoctrinando y se le endilgan reglas que, por lo demás, rara vez se cumplen, pero siempre se puede volver al redil, en un juego en el que también la simulación juega casi todo, y es más sencilla si se apareja con algún pago, una limosna, un acercamiento, que para todos hay suficiente de este controlador procedimiento hacia fuera, y cómplice en el interior, verbigracia, con la pederastia, mal de siempre, de grupos de efebos, del que muchos supieron y saben, pero que se guardan en el silencio de la vergüenza y la incredulidad, hasta que alguien salta con infinito valor y soporta las presiones de todo tipo, empezando porque es víctima de un delito y otra vez es víctima cuando denuncia, es perseguido, señalado, humillado hasta por los que tienen como misión procurar la justicia, y la prensa acosa, el alto clero, igual, y no queda exenta la propia familia; pero hay valientes que resisten todo y siguen el proceso.

¿No me digan que los jerarcas de la iglesia no lo saben, no lo sabían?, ¿nunca se enteraron de las bajezas de Marcial Maciel?.

Pues este tenebroso personaje sería santo a estas alturas si hubiera vivido un par de años más Karol Wojtyla, su gran amigo, pues el proceso estaba, pese a que desde 1943 el Vaticano ya tenía documentos sobre la pederastia del fundador de los Legionarios de Cristo, y fue investigado del 56 al 59, de acuerdo a El País que añade que el implicado era presentado por Juan Pablo II (KW) como apóstol de la juventud, y el medio lo remata diciendo, que llevó “una vida de crápula tolerada por el Vaticano”.

José Garibi Rivera, Miguel Darío Miranda Gómez, José Salazar López, Ernesto Corripio Ahumada, Jesús Posadas Ocampo, Adolfo Antonio Suárez, Juan Sandoval Íñiguez, Norberto Rivera Carrera y Javier Lozano Barragán fueron cardenales en México desde 1958, el primero, y los demás, al paso de los años y pregunto, ¿ninguno supo de Marcial, ni de algún caso de pederastia?, y al lector le pregunto, ¿creen que estos señores nunca supieron lo que sucedía en seminarios, templos y demás “santos” lugares.

Nada más le recuerdo a Norberto que acuñó palabras vergonzantes, que la pederastia también es culpa de los niños, que tientan a sus mayores, tomado del artículo de Miguel Ajenjo en El Economista del 15 de abril del 2019; y el ex sacerdote Alberto Athié, en Aristegui Noticias del cinco de febrero del 2015: “En el caso de México, obviamente el caso más terrible que hemos tenido en la historia es el del cardenal Norberto Rivera, encubridor sistemático de pederastas y además burlándose de las víctimas”, señaló.

El dos de junio del 17 denuncia penal en contra de Norberto, de acuerdo al mismo portal de Aristegui, sin contar con los artículos que empezaron a circular en El Día y La Jornada sobre pederastia clerical y sus encubridores, todos ellos machuchones, de los de mero arriba a los que, cuando menos, se les debe endilgar la omisión como el menor de sus pecados, y no sólo estoy hablando de México, sino del mismo Vaticano, y los tan bochornosos hechos en Estados Unidos, donde, por arreglos extrajudiciales se gastaron millones de dólares para detener las denuncias contra los pervertidos curas.

En el segundo capítulo “El alto clero en México y su historia”, y en el tres “el bifrontismo clerical, clave para subsistir”.

2.- La gasolina a la baja en el país, cuesta menos que hace dos años, y pronto se tendrá la suficiente para no importar ni un litro, en lo que será el inicio de la autosuficiencia energética.

3.- Lo peor que le puede pasar a un periodista es perder la credibilidad.

– ¿Quién lo investigó?

-Lorett

(risas y más risas)

– Ya ven que es bien objetivo.

4.- Las vacunas contra el covid estarán pronto en México y se vislumbra el remedio, pero mientras llega, a cuidarnos que esto pasará, como sea, pero pasará, lo importante es estar en ese día, cuando esto pase.

Tags:

  • Ignacio Cortés Morales

    Ignacio Cortés Morales, nacido en Cuernavaca, licenciado en educación, actor de teatro, 28 años de ejercicio periodístico en diversos medios de comunicación electrónicos y escritos, tanto en deportes como en política.

  • Mostrar Comentarios (0)