Por la libre 1.- Lo que callaba el honorable US 2.- Lozoya ya 3.- Educación 4.- En pie el asilo

1.- Lo que callaba el Uncle Sam se desbordó ayer; lo que, para algunos fue un golpe de estado frustrado, y las iniciales del instigador parecen ser Donald Trump, es decir, es el presidente del país que se creía que era el ejemplo de cómo hacer las cosas en el caso de las elecciones, y resulta que recorre el clamor de que fueron fraudulentas, mientras que del lado de Biden se hace el llamado al mandatario estadounidense para que controle las cosas y se evite que la violencia crezca, pero ya costó la vida de una mujer por arma de fuego, mientras que la policía, o se vio sorprendida, o alguien dio la orden de que no se metiera, que dejara hacer, hasta que fue imposible mantenerse ajena en el mero corazón de los Estados Unidos, lo que sonaba increíble, pero no porque antes se hicieron bien las cosas, sino porque se mantenían en silencio, nadie hablaba de situaciones que llamaban la atención, pero se lo tragaban los perdedores para seguir en el juego de las apariencias.

¿Ya se les olvidó que unas elecciones las ganó Bush al contar los votos del estado en el que su hermano era el gobernador?. Fue en el 2000, en Florida, gobernado por Jeb Bush, y fueron 537 votos de diferencia,  el proceso se definió 35 días después de las elecciones, y Al Gore no protestó lo suficiente y todo quedó en entredicho, pero resuelto, resuelto en el universo de las apariencias, y en esa decisión se arrastró al país a la invasión sobre Afganistán, ese siete de octubre del 2001, tras el derribe de las torres gemelas el 11 de septiembre de ese año, al estrellarse los aviones en la parte media alta de las edificaciones que terminaron derrumbándose más rápido que enseguida, en lo que más pareció a un derribe controlado (¿para ocultar pruebas?), en un misterio que no se va a resolver nunca, ni modo que los gobiernos de ese país van a exponerse a que se sepan algunas cosas que pudieron darse, si se echa a volar la imaginación, porque no se tiene ninguna prueba contundente de que no se sabía lo que se preparaba y que se dio, pero tampoco de que sí, igual que el caso del asesinato de Kennedy, para el que siempre se tienen preguntas, por el enredo de las respuestas inverosímiles que suelen darse, como la bala mágica que subía y bajaba, y no se sabrá gran cosa en el asunto por razones obvias, cuando la plutocracia decide todo lo que pase, en este juego en el que todos saben que hay mentira y entre ellos se callan, pues las apariencias son las que deben exponerse, por encima de la verdad que espanta en cada esquina al Tío Sam que no es tan honorable como se le quiso dibujar.

Al paso de los años, esa honorabilidad era sólo de apariencia, pues su realidad habla de delitos que se cometieron a lo largo y ancho del mundo, asesinatos, robos, saqueos y ahora el fraude electoral y el fallido golpe de estado, ¿y eso se hace en el universo del US, el tío grotesco y sólo bueno en el mundo de la utilería porque ante la realidad es un rufián vil.

Al final Trump se tendrá que retirar ante la llegada de Biden, quien tiene ante sí varios retos, y uno de ellos es pacificar al país, ahora en la protesta ante la duda de las elecciones, lo que impone una revisión a fondo de ellas para que sean más creíbles, porque, ahora, no pasan la prueba ante la opinión pública mundial, con un presidente que no acepta el resultado del proceso, y en el interior del país, no son pocos los republicanos que llaman traidores a sus compañeros de partido que reconocen el triunfo de Biden en este evento.

Si estos actos de violencia se hubieran producido en Venezuela, Cuba, Nicaragua o Irán, la derecha diría que es la respuesta del pueblo ante gobiernos corruptos, pero es en Estados Unidos, donde se acepta la posibilidad de que fue un golpe de estado fallido.

La policía tomó tardío control, por ahora, pero habrá que estar atentos a la reacción que se dé por parte del todavía presidente, que sigue asegurando que le hicieron fraude.

Ése es el honorable Uncle Sam, el que sentaba en sus rodillas al mundo, pero resulta que no lo es tanto, no es tan honorable como se pudiera pensar.

Cada vez son más constantes las protestas y el descontento sigue creciendo ante la tanta injusticia que lo recorre el país de las barras y las estrellas, que cada vez se enfrenta más a su realidad oscura.

2.- El caso Lozoya está cerca de tener resultados, de saberse más sobre la corrupción que se dio en los gobiernos del prian, con elecciones amañadas y reformas que llevaron el sello de la casa, que se hicieron untándoles la mano a ciertos senadores y diputados, en donde igual estuvieron inmersos perredistas, casualmente, todos ellos de los tres que firmaron el pacto con(tra) México y los que se aliarán para combatir al gobierno que se propuso transformar al país, al lado del pueblo, el que responderá ante las agresiones de la derecha que quiere regresar a México a ser la nación de contrastes, con fortunas cada vez más grandes y zonas cada vez más extensas de pobres y sin esperanza de salir, sin los programas de asistencia social ni mucho menos de la búsqueda de empleos mejor pagados, pero ya se volverá al punto, lo importante es que Lozoya diga más sobre lo que se hizo desde el poder en materia de turbiedades, componendas y complicidades.

3.- Este jueves y viernes vendrá una etapa más de los Consejos Técnicos Escolares, y se ve con alarma que se han burocratizado y se tienen que cubrir ciertos lineamientos, en lugar de profundizar en el trabajo que se viene realizando por parte de los docentes para encontrar más senderos de éxito en bien de sus alumnos, pensando en atender las diferencias, en un proceso atípico, pero que tiene cosas que deben proseguir al final de esta contingencia, porque valen la pena, porque han servido para señalar rutas exitosas.

4.- En pie el que se dé asilo a Julian Assange por parte de México, y habrá que esperar, puesto que igual se va a Nueva Zelanda, aunque lo primero es que recobre su libertad, lo que dependerá del gobierno británico, de que lo indulte. México ya hizo la petición, lo demás no depende de él, sino del concierto de las naciones.

Tags:

  • Ignacio Cortés Morales, nacido en Cuernavaca, licenciado en educación, actor de teatro, 28 años de ejercicio periodístico en diversos medios de comunicación electrónicos y escritos, tanto en deportes como en política.

  • Mostrar Comentarios (0)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.