Con la llegada del Covid-19 al país, se hizo más evidente la otra pandemia que golpea a México: “la Infodemia”. Pero este no es un fenómeno que se haya creado apenas, sino que viene desde años atrás, y que incluso a ha ido tomando diferentes aristas, adaptándose con el paso del tiempo a los diferentes soportes como los medios de comunicación y en últimos tiempos, las redes sociales.

Esta tarde en la radiotransmisión de A Barlovento Informa se llevó a cabo una mesa sobre “infodemia”, conducida por la titular del programa, Lourdes Piña Siria, para tratar un tema que es de suma importancia, ya que de esto depende que la gente cuente con una información de calidad, oportuna, objetiva, confirmada y por supuesto cien por ciento veraz, y no que se obtenga información mal intencionada con intereses políticos y personales, que generan caos, miedo y contribuyen a la desinformación, cómo le hemos visto en los últimos días en donde  la derecha ocupa este tipo de recurso para desestabilizar a Gobierno de 4T en plena emergencia sanitaria.

Desde un punto sociológico, Miguel Candia, mencionó que tenemos un fenómeno muy complejo, en donde en México se está gestando una campaña mediática de animadversión,

que también ya llegó a redes sociales en donde un sector pequeño, movido por intereses políticos, sube a sus sitios “discursos de odio”, que potencian la mala información que lo único que hace es golpear a la actual administración, con una línea que habla sobre un mal manejo por parte del Gobierno de la 4T en materia de salud y económica. Cabe resaltar que “este tipo de expresiones no están tuteladas por la legislación que nos garantiza a todos la libertad de expresión y de manifestación”, comentó.

Gabriel Cabello, mercadólogo, precisó que las “fake news” o noticias falsas, que utilizan los medios de comunicación tradicionales y masivos para generar miedo, se han amplificado con la ayuda de los medios digitales, en donde el fenómeno de la infodemia, va más rápido por la inmediatez  que tienen las redes sociales para difundir este tipo de informaciones. Lo que genera un gran reto, “porque ya no sólo es contener a los medios masivos que de por sí tienen una gran audiencia, sino también a las redes, para garantizar que las personas estén informadas de manera apropiada”.

En este sentido, explicó que las redes sociales, operan en emitir un mensaje para reproducirlo de manera exponencial; para el caso de las noticias en medios masivos, envían informaciones que a veces no pueden comprobar, como en el caso de Televisa que transmitió un spot en donde se alertaba de que se estaba extrayendo el líquido de las rodillas, el cual llegó a millones de espectadores, pero no era una información verificada.

En este punto, Yannik Perez Verti, comunicólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), precisó que desde hace 40 años que se creó una estrategia para que el mercado lo regule todo, esto alcanzó también a los medios de comunicación. “Actualmente con la batalla que tienen los medios tradicionales con los medios digitales, estos primeros se apresuran y son capaces de comunicar noticias falsas sin verificar previamente, simplemente para ganar la nota”, señaló.

Sumando a esto, mencionó que los dueños de las herramienta digitales, pueden vender la información que nosotros como usuarios generamos al usarlas, a agencias que se dedican  hacer estudios de mercado a partes estratégicas de la población, y de esta manera crear noticias específicas que causan empatía o descontento para el sector al que van dirigidas.

Por su parte el periodista y académico de la Universidad Nacional Autónoma de México Miguel Alejandro Rivera, explicó que el fenómeno social que estamos presenciando, se debe al momento de que los medios de comunicación masiva, sea prensa, radio o televisión, emiten sus informaciones con un sentido político, en donde lo que te venden son noticias amarillistas que generan controversia para un sector en especial.

Haciendo referencia al texto de ”Los Cinco Sentidos del Periodista” de Ryszard Kapuscinski, menciona que: “Hoy al cronista que llega de hacer una cobertura su jefe no le pregunta si la noticia es verdadera, sino si es interesante y se puede vender. Este es el cambio más profundo en el mundo de los medios, el reemplazo de una ética por otra”.

Alejandro Rivera añadió que “los grandes medios de comunicación se dieron cuenta que una buena entrada de dinero podría venir desde el estado o desde la oposición, cuando manipulan con las ideas de cualquier actor político y adquieren grandes ganancias”, como lo resume el fragmento, pero también aplica para pequeños agencias que se venden al mejor postor y que se dedican a propagar una información falsa que se encamina a entrar a las emociones de los usuarios en redes sociales.

Asimismo, explicó que una de las bases de la comunicación, “es que toda comunicación tienen una intención”, ya sea personal o interpersonal, por lo que es imperativo conocer la historia de los medios de comunicación, saber quienes son y conocer el currículum de las personas que están emitiendo el mensaje, las opiniones, ideas o demás. “conocer el contexto para saber porque nos dicen lo que nos dicen”, indicó.

Ante toda la ola de fakes news que inundan tanto las redes sociales como los medios tradicionales, Adrián Arroyo, hizo un llamado al público en general a que se use “el sentido común” y no se caiga en estas falsas informaciones que sólo causan pánico, miedo, ignorancia. “No colabore con la Infodemia, háganse preguntas de sentido común”.

De Igual manera, el abogado Ramón López Castro, aseguró que para no caer en este fenómeno se debe entender de dónde y con qué interés viene la información y conocer el marco legal, en donde en México hay una libertad muy amplia de libertad de expresión sin censura, Sin embargo, el Poder Judicial ha establecido límites desde el punto de vista de la Jurisprudencia, en donde las personas no tengan un deber jurídico para tolerarlos, y los pueden ser demandados en los tribunales o ante el Consejo para Prevenir la Discriminación.

Para complementar el tema, Yannick Peréz, aseguró que para no caer en la infodemia en el uso de las redes y el internet, cada información que te llegue, se tiene que hacer una búsqueda que la desmienta, “si después de hacerlo de manera extensa, no encontramos nada que lo contradiga, no encontramos nada que demuestre que lo que creemos es incorrecto, entonces ya podemos hablar de que nuestra postura y nuestra opinión es la correcta, sólo entonces podemos verificar que la información no es falsa”, recordó.

Además, Gabriel Cabello, precisó que se debe ser escéptico a información para corroborar que sea real, ya sea comparando el titular en los buscadores de Google o demás, asegurarse que el autor retome información oficial o sea un especialista en el tema así como también verificar que la información es de una Institución o empresa, asegurar que el contenido se localice disponible en su página oficial, y finalmente no compartir nada hasta cerciorarse que la información sea fidedigna.

 

Tags:

  • Somos un medio independiente comprometido con la libertad de expresión y el derecho a la información de la ciudadanía mexicana.

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads