Sembrado Vida avanza, según los funcionarios involucrados en su gestión; se espera plantar 100 millones de árboles más para finales de 2020

El pasado 24 de junio, durante la conferencia de prensa sobre los programas del Bienestar se anunció que se iniciará una jornada nacional para sembrar 100 millones de árboles en el país durante el segundo semestre de 2020, según María Luisa Albores y Raúl Paulín, director general de organización, formación, inclusión y productividad de Sembrando Vida.

En el marco de la emergencia sanitaria, Paulín, explicó que la anterior es una meta que podrá cumplir gracias al apoyo de los viveros militares, comunitarios y comerciales que ya han proporcionado la planta necesaria.

Por otro lado, comentó que como parte de la estrategia del gobierno federal para enfrentar la emergencia sanitaria y emprender la reactivación económica, durante el mes de junio se puso en marcha un proceso de empadronamiento emergente con el que ya se concretó la inclusión de 184 mil 129 nuevos sembradoras y sembradores al Programa del Bienestar Sembrando Vida.

Dijo que tal cifra implica un 92 por ciento del objetivo de incorporar a 200 mil nuevos sembradores y que, además, se tiene un alcance del 96 por ciento de la meta del 2019 que fue incorporar a 6 mil 969 productos del campo, y señaló además que además, 4 mil 300 técnicos han trabajado y trabajan en los nuevos registros.

La secretaria del Bienestar, María Luisa Albores resaltó el papel de las Comunidades de aprendizaje Campesino (CAC), que son 17 mil 500 sitios donde se reúnen productores para llevar a cabo viveros y diferentes metas colectivas en favor de la tierra y de las propias familias mexicanas. Dichos lugares están integrados por 25 sembradores y sembradoras, un binomio técnico y 3 becarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro.

De acuerdo con los funcionarios, en la Comunidad de Aprendizaje Campesino, se genera diálogo de saberes necesarios para lograr las metas sociales y productivas del programa.

Por otro lado, el Procurador Agrario, Luis Hernández Palacios Mirón, expresó el pasado 15 de mayo que el programa insignia del gobierno de la Cuarta Transformación para el desarrollo social del campo mexicano lo es, sin lugar a duda, Sembrando Vida, construido con una visión de desarrollo social sustentable en la perspectiva del bienestar para los campesinos y las campesinas del país y con una orientación particular en favor de los núcleos agrarios.

Durante la segunda charla Diálogos Agrarios por el Territorio, con el tema “Sembrando Vida, Cosechando el Futuro”, en la cual se contó con la participación de la propia María Luisa Albores, quien detalló puntualmente los objetivos y logros del programa Sembrando Vida.

Tengo el privilegio no sólo de conocer, sino de haber colaborado cercanamente con la maestra Albores en los últimos 10 años, por lo que acredito plenamente su gran vocación social fundada en el trabajo territorial, de cercanía con núcleos agrarios, con ejidos, comunidades y pueblos originarios”, dijo el Procurador Agrario.

Y agregó que se ha tenido una consolidación adicional con la concepción de la economía social y solidaria para el campo de México, que es la base fundamental al lado de la sustentabilidad en el que se apoya el programa Sembrando Vida.

En su oportunidad, la Titular de Bienestar destacó que la esencia de este programa radica en que considera como factor primordial y centro de atención a las personas, las y los campesinos, que con su trabajo están contribuyendo a regenerar no solo las conciencias sino la vida misma, con dignidad, en los ejidos y comunidades de nuestro país.

Señaló que Sembrando Vida es un programa único en México y el mundo ya que como nunca en la historia de nuestro país se están fomentando diferentes manejos y técnicas de agricultura orgánica y sistemas agroforestales emblemáticos como el café, el cacao y la vainilla, que por su demanda y consumo también podrían exportarse en un futuro próximo a países de Europa.

Puntualizó que en 2019, con el respaldo de la Secretaría de la Defensa Nacional, en 11 viveros del país y las CAC apoyados por técnicos social y productivo, se sembraron 575 mil hectáreas en ocho estados de la Republica, y se logró estar en más de 4 mil ejidos en donde además, subrayó, se está fomentando la participación de la mujer rural, lo que permitió beneficiar a 230 mil sembradores.

En este 2020, precisó la maestra Albores González, se está trabajando en 20 entidades federativas — siguiendo los protocolos y recomendaciones de las autoridades sanitarias por la pandemia—; para alcanzar un millón 75 mil hectáreas, lo que implica la participación de 200 mil sembradores y sembradoras más puesto que en este esfuerzo histórico se requieren más de mil 100 millones de plantas que generará 430 mil empleos directos.

A este respecto, señaló que el compromiso de los sujetos agrarios que están colaborando dentro del programa reciben, conforme a las reglas de operación, un pago mensual de 5 mil pesos por el cuidado de las 2.5 hectáreas sembradas con los sistemas agroforestales, de los cuales 500 pesos se mantienen como un ahorro futuro, que incluso podría ser transexenal como lo planteó el Presidente de la República.

Durante su exposición, Luis Moya, integrante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en México, comentó que el programa Sembrando Vida, “revalora y retoma las mejores prácticas, tanto tradicionales como innovadoras, además de que busca resolver la alimentación y desarrollo de México, sin imponer modelos a las comunidades”.

Señaló que Sembrando Vida tiene un papel importante en la cohesión de la comunidad y que evita la migración, retiene la mano de obra y permite que jóvenes y mujeres se integren al desarrollo de su comunidad.

Es un programa grande en la región y uno de los más grandes del mundo, pues a finales del año pasado reportó tener ya 230 mil personas integradas, lo cual es un número impresionante, con más de dos mil técnicos capacitados para asesorar este sistema de retroalimentación que se utiliza en las comunidades como una manera de aprendizaje”, añadió.

Tags:

  • Licenciado en Comunicación y Periodismo por la FES Aragón. Maestrante en Periodismo Político por la EPCSG. Pasante de Relaciones Internacionales también en la FES Aragón. Columnista del diario El Día y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México, de la Universidad Iberoamericana y de la Universidad Obrera de México. Ha publicado las novelas Peor es nada (Ed. Fridaura), Ella no sabía nada de Bakunin (Ed. Fridaura) y El amor no es suficiente (Ed. Endira).

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads