La costosa democracia mexicana, cada vez es más caro elegir autoridades

El costo de la democracia en México ha venido en aumento a cada proceso electoral: resulta caro elegir a las autoridades. Tan sólo los comicios de 2018 fueron 34.11 por ciento más onerosos que en 2012, cuando se destinaron 15 mil 953 millones de pesos para el gasto del Instituto Nacional Electoral y 50.88 por ciento más que el de 2006, cuando se entregaron al entonces Instituto Federal Electoral (IFE) 11 mil 892 millones de pesos, según El Financiero.

Las campañas electorales de 2018 hasta ahora, han sido las más costosas de la historia del país. De acuerdo con el Proyecto de Financiamiento Público para las actividades de campaña, aprobado por el Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) se destinaron 2 mil 148 millones de pesos para los gastos de campaña de los nueve partidos que se integrarán a la contienda. Asimismo, se destinaron 42 millones 963 mil 332 pesos para el financiamiento de las candidaturas independientes.

A su vez, las elecciones de 2012, tuvieron un costo 18 veces mayor al promedio que se gastó en las elecciones que se celebraron en la latinoamericana, según Animal Político.

El costo real de la elección en 2012, incluyendo los rubros visibles y legales de financiamiento y las prerrogativas indirectas como el uso de tiempos fiscales de radio y televisión, pudo haber llegado a 40 mil 248 millones de pesos.

Un cálculo conservador arroja que tan sólo en tiempos de radio y televisión, se gastaron 10 más veces que en las elecciones de 2006.

A esas y otras conclusiones llegó José Tapia, Director de Estrategia y Desarrollo Institucional de México Evalúa, quien se dio a la tarea de investigar el costo de la elección presidencial mexicana de 2012, reportó Animal Político.

El estudio identifica importantes espacios de opacidad que, cuando se reconocen, hacen que México se posicione como ejemplo de uno de los procesos electorales más costosos a nivel mundial. Se visualizar por primera vez y de forma integral la magnitud de los costos y gastos asociados a nuestro proceso electoral.

Asimismo, en un estudio de El Siglo de Torreón, publicado por Helen Hatley, se da cuenta que de 1997 a 2016, el costo de las elecciones federales intermedias para renovar la Cámara de Diputados, ha aumentado cerca del 270 por ciento, es decir, en 1997 costaron cinco mil 039 millones 300 mil pesos y en el año 2015, fueron 18 mil 572 millones 411 mil pesos, de los cuales cinco mil 825 millones 855 mil 850 pesos se destinaron solamente al rubro de servicios personales (pagos a funcionarios). Las cifras incluyen los gastos de operación del instituto electoral y el financiamiento para partidos políticos.

Las cifras, adquieren mayor dramatismo, escribe Hatley, cuando se devela que el costo de la democracia en 2015, sólo para los gastos de operación del organizador de la elección, fue de 13 mil 217 millones de pesos, un tercio del presupuesto aprobado para la Universidad Nacional Autónoma de México para 2016.

Las elecciones presidenciales en México no han sido la excepción. Un estudio comparativo realizado por México Evalúa muestra que en 2006 la estructura del gasto en las elecciones fue de la siguiente forma: el Instituto Federal Electoral recibió ocho mil 444 millones de pesos, los partidos políticos cinco mil 786 millones de pesos. Además hubo otros gastos por mil 429 millones de pesos, para un total de 15 mil 659 millones de pesos.

En 2012 al IFE le dieron 10 mil 661 millones de pesos, cinco mil 468 millones de pesos se fueron en prerrogativas directas para los partidos y en otros gastos se fueron dos mil 497 millones de pesos. Un total de 18 mil 626 millones de pesos para un incremento del 19 por ciento, en seis años.

El análisis ubica a México entre un grupo de países que presentan una opacidad significativa, relevante, peculiar. La evaluación de modelos de rendición de cuentas, información disponible y los mecanismos para difundirla, empareja a la nación mexicana con países como Botswana, Gambia, Kenia y Namibia.

Tags:

  • Show Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ads

You May Also Like