Políticos y futbolistas reaccionan ante la partida de “El 10”, Diego Armando Maradona

    Este miércoles, se informó sobre la muerte de Diego Armando Maradona, quien a sus sesenta años, falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio. “El Pelusa” cosechó innumerables triunfos en su carrera deportiva, siendo el más grande en su palmarés, la Copa Mundial de 1986, celebrada en México.

    Sin embargo, fuera de las canchas, una de las grandes facetas de “El 10”, se desarrolló en la política internacional, siendo un personaje de abiertas ideas de izquierda y amigo de líderes como Evo Morales, Hugo Chávez y Fidel Castro, con quien incluso, ahora comparte fecha de fallecimiento: 25 de noviembre.

    Desde Lula da Silva, hasta el Canciller Marcelo Ebrard, pasando por el presidente Alberto Fernández, así como grandes magos del balompié como Leonel Messi y Cristiano Ronaldo, han expresado sus condolencias en redes sociales.

    Tras ganar en 1979 el campeonato mundial juvenil con la selección de su país y triunfar dos años después en el Boca Juniors, inició un periplo europeo que lo llevó al F.C. Barcelona (1982-84), el Nápoles (1984-91) y el Sevilla (1992-93). De regreso a Argentina jugó en el Newell’s Old Boys y en el Boca Juniors antes de retirarse en 1997.

    Con la selección argentina participó en cuatro mundiales y se alzó con el título mundial en el de México (1986), en el que tuvo una portentosa e inolvidable actuación, tanto por su fútbol inigualable, como por la llamada “mano de Dios”, falta con la que venció al arquero inglés Peter Shilton.

    El Pelusa dirigió a los Dorados de Sinaloa, en México y también tuvo un paso olvidable por la selección Argentina, donde no cosechó grandes triunfos como técnico; sin embargo, millones de argentinos le siguen sin contemplación alguna, al grado de tener una religión para alabarlo.

    La relación entre Maradona y Fidel Castro empezó durante los largos procesos de rehabilitación a los que se sometió el jugador en Cuba, después de alejarse del campo de juego, en 1997. Maradona, a quien Castro consideraba como un hijo, estuvo dos veces en Cuba para someterse a un tratamiento de desintoxicación de las drogas en “La Pradera”, la primera en 2000, y la segunda cinco años después. En su hombro derecho, se tatuó también el rostro de Ernesto “Che” Guevara.

    Además de estrella del futbol, Maradona era conocido por su activismo político de izquierda. Prueba de ello fue su otro gran amigo, el expresidente venezolano Hugo Chávez, a quien también llamó un “grande”. “Chávez somos todos”, aseveró en su momento.

    En 2013, cuando falleció Chávez y Maradona viajó a Venezuela, no se guardó ningún elogio. “Lo que me dejó Hugo fue una gran amistad, una sabiduría política increíble. Hugo Chávez ha cambiado la forma de pensar del latinoamericano, nosotros estábamos entregados a Estados Unidos y él nos metió en la cabeza que podíamos caminar solos”, dijo en su momento a Telesur.

    Tags:

    • Somos un medio independiente comprometido con la libertad de expresión y el derecho a la información de la ciudadanía mexicana.

    • Mostrar Comentarios (0)

    Deja un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.