Por la libre 1.- Sí por Mxxxxx onedas 2.- Llegaron 3.- Bichir bien 4.- La señora Beatriz, Señora

1.- El logotipo de Sí por México debería ser, si habláramos de personas que dijeran la verdad, Sí por Monedas, puesto que es su intención, tener la posibilidad de distribuir el presupuesto a su antojo, para frenar avances, recortar los programas sociales, y contar con la posibilidad de chantajear, sacar ventaja y regresar a la época en la que toda aprobación causaba honorarios, sin el agravante del pago de impuestos, sino por abajo del agua, en lo que se llamó popularmente “moches”. No había detalle que se hiciera gratis ni al amparo de la razón, sino de los intereses, la mezquindad y ambición de diputados.

Todo lo que concierne a dinero le es propio al priaperredismofifí; su reino sí es de este moche, y las 30 monedas son reales; si pueden ser 60, estupendo.

Creen los de siempre que pueden volver a sostener el sartén por el mango, los que se hagan del poder, sin embargo, no lo veo tan sencillo como lo pregonan, no comparto su optimismo, y menos cuando pronto enseñaron el cobre, en el instante preciso en que se quitaron las máscaras y dejaron ver que lo suyo, lo suyo, es su ambición al poder para ponerlo al servicio de sí mismos y la oligarquía.

Me parece que su principal intención es generar caos con el presupuesto, querrán que se direccione para rescatar a los grandes empresarios, que antes de pensar en programas de beneficio social, se vea por la oligarquía, y que, a cambio de aprobaciones para partidas sociales, se deberá soportar el fétido aliento de la corrupción de algunos de sus desvergonzados personeros… si llegara el caso de que ganaran diputaciones suficientes.

En el pulsar de las redes sociales, es evidente que una mayoría de justicia no está de acuerdo con la intención de esta alianza de complicidades, donde han tenido que callar lo que de ayer saben a sus cómplices de ahora, con tal de que el gobierno de la cuarta transformación, que sigue con altos niveles de popularidad, sin recursos, tenga dificultades en su accionar, aunque con ello le vaya mal a México.

Desde luego que el gobierno no se quedará con las manos cruzadas, acudiría a las instancias convenientes para hacer valer las leyes que respaldan a los más necesitados, sin embargo, estar en esa situación es desgastante, aunque se gane en todas las instancias, pero se estarán empleando tiempos preciosos que pudieran dedicarse al avance del país, a su transformación, que es lo que menos interesa a los personeros del Sí por Mxxxxx onedas, ocupados en la defensa de sus intereses, contrarios a México y los mexicanos.

Eso es lo que espera en caso de que gane esta orgía de partidos que abandonaron el amasiato, se quitaron las máscaras y se descubrió que Óscar Wilde se quedó corto con su retrato de Dorian Grey, pues los vicios del personaje fueron menores a las traiciones que juntaron los tres organismos políticos contra el pueblo, al que siempre dijeron defender, pero le enterraron el puñal por la espalda, cuando más confiado estaba.

¿Cómo va a cumplir el blanquiazul de historias de Fox y Calderón?, ¿o el tricolor con Díaz Ordaz, Salinas, Peña, Echeverría, Gordillo, los Duarte, Borge? O ¿el PRD de Graco, los Chuchos, Aureoles?, más los cuentos de terror que generaron estos partidos en sus comunidades, como en Guanajuato, Chihuahua, Estado de México, Guerrero, a lo largo y ancho de la república, donde legaron desigualdad, pobreza, violencia y muerte.

Por fortuna, el pueblo lo va entendiendo: estar con los tres partidos políticos y un solo amo verdadero: Claudio X González, o unirse para contrarrestar a estos oligarcas y sus personeros serviles, porque esta vez no se trata de cambiar a diputados, será el pueblo que construya un México transformado, y sería lamentable que a estas alturas el pueblo, nuestro pueblo, porque formamos parte de él, deje que vuelva la serpiente oligarca a ser congreso, y si ya se le arrebató la llave, qué lamentable sería que se la devolvamos para que nos siga explotando y generando más miseria, por lo que, ante la patria en el peligro en el que se encuentra, acudo a una frase tan emblemática: “El pueblo, unido, jamás será vencido”, la que llevamos en el alma y que hoy toma más fuerza que nunca, hoy que estamos en el punto del no retorno, de salvar a la Patria tan nuestra, o dejar que los buitres la lastimen como los buitres a Prometeo Encadenado; es la hora de salvar a nuestra patria para nosotros y las generaciones futuras; que nadie nos culpe –porque no lo haremos- de haberla abandonado en las horas de turbulencia, de mentiras, rapiña, bajezas, en los días más definitivos de los últimos tiempos, cuando se está librando la revolución pacífica y donde los cambios son a fuerza de leyes, y desde el gobierno se defiende a la ciudadanía, a la clase obrera, campesina y popular, al estudiante y al ama de casa, a la fuerza laboral, a la que se le escamoteó todo, pero ahora que tiene un gobierno que le es afín, no es para dejarlo solo, no es para entregar las gubernaturas ni los congresos federal y local, a los enemigos de la nación, a los conservadores, a los modernos Iturbide y Juan Nepomuceno Almonte, sino ir a favor de los juaristas y los cardenistas de ahora, los nacionalistas y no los reaccionarios.

Viene la hora de las definiciones, la hora del pueblo, la hora de emplear el arma más seria que nos ha dado la democracia, el voto, para derrotar al prianperredismofifí, para vencer de una vez y para siempre, a los que vienen ahora vestidos de albo plumaje, pero basta una palabra, un guiño, un paso, para identificarlos como los que quieren edificar el tercer imperio; después de de Iturbide y el de Maximiliano, el de Claudio X González, los dos anteriores y el que los ultras quieren instaurar, igual de contrarios a los intereses del pueblo.

Por el otro lado, la cuarta transformación, después de la lucha por la independencia, la de la Reforma y la Revolución, y ésta, la cuarta, es pacífica e igual de valiente que las tres anteriores, no puede vencerse al tercer año; tres años duró la Guerra de Reforma y fue para triunfar; aquí, tres años del triunfo, se tiene que refrendar en el 21.

Es del pueblo la palabra, es del pueblo la decisión, es del pueblo el futuro que no se puede entregar por ahí, sino darlo a los hijos, y no se les va a entregar un país miserable y en la miseria, casi esclavizado, casi con tiendas de raya, sino darles la pradera para todos, y la paz, no como ausencia de guerra, sino como un estado de bienestar generalizado, con los satisfactores primarios todos, de todos y para todos.

2.- Llegaron casi 50 mil dosis de vacunas más y pronto vendrán más, y otras más, hasta que todos la tengamos, que nadie se quede sin ellas. La mezquindad de algunos minimizarán todo lo que haga el gobierno progresista; es la mezquindad de los de siempre, los del espíritu de veleta, los que hablan de neutralidad y de ser informadores, pero que aprovechan la menor ocasión para atacar a un gobierno transformador, después de que con los gobiernos tradicionales guardaron silencio. En fin, los de siempre con sus costumbres de siempre.

3.- Demián Bichir un actor comprometido con su tiempo, valiente y certero, preciso en sus conceptos sobre este gobierno transformador: Cuando veo su vídeo, la verdad, no podría esperarse menos de un personaje que destila conciencia, como Damián Alcázar. Fernanda Familiar fue por lana y… Si quiere escuchar lo que quiere, busque a Dóriga, Legarreta o Galilea Montijo.

4.- La señora Beatriz en su papel de Señora, así, Señora, título ganado a ley por su cultura y su talento, por su paciencia y su eficacia, por su conciencia de clase, por ser la compañera del Señor Presidente. Le critican el ropaje siempre, ¿qué otra cosa le pueden criticar los que sólo ven por encimita?. Nunca se preocupe Señora, es usted especial y así le quiere el pueblo.

Tags:

  • Ignacio Cortés Morales

    Ignacio Cortés Morales, nacido en Cuernavaca, licenciado en educación, actor de teatro, 28 años de ejercicio periodístico en diversos medios de comunicación electrónicos y escritos, tanto en deportes como en política.

  • Mostrar Comentarios (0)